Peritajes informáticos para los casos de ciberacoso

El acosador siempre está al acecho porque la víctima es su presa.

 

Lo que puede hacer por ti un perito informático

 

Certificar conversaciones de WhatsApp

Certificar que una conversación de whatsapp, que se aporta a un procedimiento judicial, no ha sido manipulada.

 

Informes de histórico de actividad en la web

Seguimiento de una empresa, página o persona en Internet para comprobar su evolución, ver el contenido que ha ido poniendo o quitando para comprobar variaciones con la realidad.

 

Contra Informe Pericial Informático

Búsqueda de duda razonable en informes de parte o localización de defectos que permitan la impugnación de la prueba en el proceso judicial.

 

Certificación de correo electrónico

Autentificación de que un correo electrónico no ha sido manipulado con objeto de ser presentado en un juicio como prueba.

 

Informe pericial informático

Análisis de hechos concretos, delitos informáticos, que han dejado una traza clara y una prueba que queda reflejada en el documento y claramente probada.

 

Recuperación de datos borrados

En muchos procesos es necesario recuperar datos que alguien ha borrado de forma deliberada para ocultar pruebas.

 

Peritación de Redes Sociales

Investiga el origen de mensajes en redes sociales, la autenticidad del mismo y la no manipulación de los hilos de conversación, para validarlos ante cualquier pleito legal.

Destacado

¿Cómo pudo pasarme esto a mí?

 

  • Son seres muy muy dañinos, capaces de devastar por completo a sus víctimas, de arrastrarlas a un infierno de dolor y sufrimiento, de machacarlas por completo, de empujarlas incluso a cometer suicidio.
  •  (…) expertos en manipular el lenguaje, en darle la vuelta a las palabras, en herir con una simple frase.
  • (…) el perverso narcisista es alguien que utiliza el vínculo familiar, profesional, académico o amoroso para someter al otro. Porque para poder triturar a alguien es necesario que exista un vínculo fuerte.
  • Son personas frías, que no conocen la culpabilidad y que no dudan en señalar a los demás como responsables de todas sus desgracias. «Hace cargar a los demás con lo que debería ser su rabia, su miedo, su culpabilidad. O, dicho de otro modo, con su locura», en palabras de Bouchoux.
  • (…) No tienen nunca en cuenta sus sentimientos ni necesidades, salvo para utilizarlos con el objetivo de manipularla y conseguir machacarla. Someten a su víctima y la empujan a la depresión, la violencia, la perversión, la locura, la enfermedad y, en los casos más extremos, a la muerte por suicidio o accidente. (I)
  • Los perversos narcisistas son expertos en utilizar los dobles sentidos, en manipular conceptos y en darle dialécticamente la vuelta a la tortilla. Porque no sólo consiguen desorientar y machacar a su víctima, sino que logran incluso que ésta aparezca como responsable de lo que le sucede. Y el agresor, mientras tanto, conserva su apariencia de persona de bien y se hace pasar por víctima.
  • La comunicación paradójica es otra de las armas favoritas de los perfectos narcisistas. Es una técnica que le permite desorientar al otro, enredarlo en un laberinto de informaciones contradictorias e impedir de ese modo que pueda tomar distancia, pensar y reaccionar de forma sana.
  • La presa del perverso narcisista se muestra confundida mientras que su agresor sabe muy bien dónde se encuentra y cómo se encuentra: omnipotente.
  • ¿Qué hacer ante uno de ellos? Bouchoux es rotundo: poner distancia de inmediato, sin darse más plazo. Sólo así, saliendo de la órbita que le impone a su víctima el perverso narcisista, ésta se dará cuenta de la locura de aquel.
  • De hecho, es tal el daño que hacen los perversos narcisistas que quienes consiguen librarse de sus garras presentan con frecuencia síntomas de estrés post traumático semejantes a los que muestran quienes han pasado por una guerra o una catástrofe.
  • «El perverso está enfermo, nunca podrá funcionar de otra manera. El mejor regalo que podemos hacerle es dejarle», sentencia Bouchoux.

 

En el lenguaje del perverso siempre figuran premeditadas frases lacerantes. Es una de sus armas junto con los tiempos y los retorcidos juegos de identidad. Tanto puede elegir el momento inesperado para pronunciarlas, ya sea una aislada en el cara a cara o varias en intervalos cortos por escrito autocolocándose un interrogante sobre quién es,  como anunciarlo notificando una futura larga respuesta a su enojo cuando se ve expuesto, desenmascarado. En dicha respuesta lacera durante todo su concienzudo texto, narrando los hechos con los que generó un dolor profundo, para prolongarlo y ampliarlo, utilizando la negación de su intención de haber causado daño y la imposición final de silencio a su víctima. Sin escrúpulos y con crueldad, sus rigurosas descripciones contradicen  su negación y demuestran cuál era su verdadero objetivo que continúa tanto en esa larga respuesta como en nuevos momentos inesperados. El mismo uso cruel de la palabra como piedra lo repite con la imagen. De cualquiera de las maneras, conocedor  de la desorientación, aturdimiento, inseguridadad y descompensación en la salud que sus abusos provocan en su víctma, aprovechará su estado para incidir hasta la saciedad con su mentira infecta en que ella es la culpable.

Las acciones del perverso crean una intolerancia crónica a cualquier tipo de presencia que las reviva. Un acoso en redes, posterior a “dejarle”, agrava la salud y los efectos de shocks como la pérdida de memoria, y muestra su absoluta carencia de moral y escrúpulos. Para curar, fortalecer y proteger es necesaria ayuda profesional médica y legal.

El ciberacoso es una conducta delictiva con consecuencias legales

 

La mayoría de los “haters” (enemigos) conocen a sus víctimas y se les puede localizar con relativa facilidad tras un “exhaustivo trabajo de campo”, porque “siempre fallan en algo”, explica a EFE la abogada penalista Sara Antúnez, presidenta de la asociación Stop Haters.

(…)

La última reforma de 2015 del Código Penal introdujo en su artículo 172 el acoso persistente (“stalking“) para referirse a un delito que afecta a la libertad y seguridad de la víctima.

(…)

¿Qué hacer ante estas situaciones? Lo primero es pedirle al “hater” que cese en su conducta; lo segundo, capturar todas las pruebas en la red; tercero, ignorarle; cuarto, bloquearle, y quinto, acudir a las autoridades si continúa el asedio.

INTERNET ACOSO (ENTREVISTA) por Marina Segura Ramos
02/01/2019, La Vanguardia

 

 

 

Última reforma del Código Penal. Artículo 172 ter.

 

La enfermedad es un agravante del delito.

 

Artículo 172 ter.

1. Será castigado con la pena de prisión de tres meses a dos años o multa de seis a veinticuatro meses el que acose a una persona llevando a cabo de forma insistente y reiterada, y sin estar legítimamente autorizado, alguna de las conductas siguientes y, de este modo, altere gravemente el desarrollo de su vida cotidiana:

1.ª La vigile, la persiga o busque su cercanía física.

2.ª Establezca o intente establecer contacto con ella a través de cualquier medio de comunicación, o por medio de terceras personas.

3.ª Mediante el uso indebido de sus datos personales, adquiera productos o mercancías, o contrate servicios, o haga que terceras personas se pongan en contacto con ella.

4.ª Atente contra su libertad o contra su patrimonio, o contra la libertad o patrimonio de otra persona próxima a ella.

Si se trata de una persona especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad o situación, se impondrá la pena de prisión de seis meses a dos años.

2. Cuando el ofendido fuere alguna de las personas a las que se refiere el apartado 2 del artículo 173, se impondrá una pena de prisión de uno a dos años, o trabajos en beneficio de la comunidad de sesenta a ciento veinte días. En este caso no será necesaria la denuncia a que se refiere el apartado 4 de este artículo.

3. Las penas previstas en este artículo se impondrán sin perjuicio de las que pudieran corresponder a los delitos en que se hubieran concretado los actos de acoso.

4. Los hechos descritos en este artículo sólo serán perseguibles mediante denuncia de la persona agraviada o de su representante legal.

 

Se añade por el art. único.91 de la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo. Ref. BOE-A-2015-3439.

Texto añadido, publicado el 31/03/2015, en vigor a partir del 01/07/2015.

https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1995-25444&tn=1&p=20150428&acc=Elegir

 

 

Stalking

El 1 de julio de 2015 entró en vigor la ley Orgánica 1/2015 de 30 de marzo por la que se lleva a cabo la reforma del Código Penal, que introdujo un nuevo delito: el delito de acoso, también conocido como acecho o stalking, dentro de los delitos contra la libertad.

[…]

Antes de esta reforma, había determinadas conductas que no resultaban condenadas como acoso, ya que este delito como tal no estaba tipificado, y quedaban impunes salvo que se encuadraran dentro de otro como el maltrato psicológico.

Fuente: https://www.legalitas.com/abogados-para-particulares/actualidad/articulos-juridicos/contenidos/El-delito-de-acoso-ilegitimo-o-stalking

Orienta Galicia: Características de un sociópata y pasos para protegerte

 

Se comporta de formas dura y / o cruel…

y luego no muestra ninguna reacción, actúa como si nunca hubiera pasado. Un sociópata está dispuesto a herir a quien sea y en cualquier momento si con eso logran sus objetivos. Desgraciadamente, es por eso que muchos de ellos son personas con gran éxito, pues no sienten remordimientos tras “pisotear” los derechos de los demás.

 

Manipula a los demás…

ya sea directamente o indirectamente. Los sociópatas tienen una gran comprensión de la debilidad humana y disfrutan explotándola. Son capaces de manipular a otros para que hagan casi cualquier cosa. Se aprovechan de la gente débil y a menudo se alejan de las que son igual de fuertes que ellos. Van tras las personas inseguras o que buscan un sentido a sus vidas, porque saben que son blancos fáciles. Pueden llegar a dominar y controlar a una persona sin que ésta ni siquiera lo note. Les gusta tener el control de la situación y se incomodan cuando están cerca de gente con personalidad fuerte.

 

Miente constantemente…

ya sea sobre su pasado, lo que hace o deja de hacer, etc. se siente a gusto haciendo de su vida una mentira. De hecho, los verdaderos sociópatas se sienten incómodos cuando dicen la verdad.

 

Carece de remordimientos

Como ya hemos dicho, el sociópata nunca acepta la culpa de sus actos, errores o faltas. Su respuesta habitual es culpar a otro y ponerse en el papel de víctima. Si casualmente acepta la responsabilidad, lo hará por interés propio, de cara a la galería, pero no lo siente en realidad. Es tan manipulador que incluso su comportamiento puede indicar que realmente se siente culpable, y de esa manera engañar lo suficientemente bien a las otras persona como para restablecer la confianza perdida. Pero si prestamos la suficiente atención veremos que en realidad este comportamiento no es honesto y que además la idea de tomar las responsabilidades es algo inconcebible para él.

 

Muestra un encanto superficial

Los sociópatas son individuos que se muestran realmente encantadores, y es que saben cómo hacer que los demás se sientan especiales, cómo parecer divertidos, confiables e interesantes, para así lograr lo que desean. Poseen la capacidad de cautivar a casi todo el mundo, desde los más pequeños hasta los más mayores. Pero en secreto albergan fuertes inclinaciones antisociales, incluso pueden vivir aislados (sin sentirse deprimidos) durante días o semanas. Muchos de ellos son tan cautivadores que poseen un brillo personal e incluso con frecuencia irradian sexualidad. Así que si ves a una persona que es increíblemente encantadora a primera vista, pero su comportamiento en ocasiones te confunda o incluso atemorice, entonces es posible que estés frente a un sociópata.

 

Carece de emocionalidad

Un sociópata puede estar frente a un acontecimiento altamente doloroso y no mostrar la más mínima emoción (desprecio silencioso). Parecen inmunes a la ansiedad y a las preocupaciones. A menudo reaccionan con miradas frías y vacías. Incluso en situaciones de peligro o miedo muestran un aplomo y confianza fuera de lo común. Los estudios indican que los sociópatas no demuestran ansiedad frente a imágenes perturbadoras o cuando se les da pequeñas descargas eléctricas, mientras que las personas normales registran ansiedad y miedo ante estas situaciones.

 

Es muy inteligente

La mayoría de sociópatas poseen una gran agilidad mental y pueden tener facilidad en el estudio casi sin abrir un libro. Si se empeñan lo suficiente, pueden obtener calificaciones muy altas. Sin embargo, esta gente utiliza su inteligencia para manipular y herir a las personas en lugar de ayudarlas. Su inteligencia extrema es, en parte, lo que los hace tan peligrosos, ya que a menudo van varios pasos por delante de los que tratan de descubrirlos y de este modo son capaces de cubrir sus huellas. Por desgracia, muchos de los más horribles asesinos en serie tenían cocientes intelectuales muy altos; motivo por el cual pudieron evadir a la policía durante tanto tiempo.

 

Posee un gran Ego

Por lo general los sociópatas son tremendamente narcisistas y creen que son las personas más extraordinarias del mundo. No les afectan las críticas y presentan delirios de grandeza. Están convencidos de que merecen que les sucedan cosas extraordinarias, además sin tener que esforzarse por ello. Podrían tener un punto de vista sobreinflado de sus propias capacidades, por ejemplo, pueden pensar que son cantantes de gran talento, cuando en realidad carecen de habilidades reales. En resumen, están seguros que son mejores que los demás.

 

Mira fijamente a los ojos

Los sociópatas suelen mantener durante mucho rato el contacto visual con su interlocutor, pues se sienten a gusto mirando fijamente a las personas para hacerlas sentir incómodas y lograr manipularlos. En sus memorias, “Confessions of a Sociopath” (Confesiones de una sociópata), M. E. Thomas habla de su táctica habitual de mirar durante mucho tiempo y de forma ininterrumpida a la gente para conseguir lo que quiere.

 

Tiene pocos amigos de verdad

Los sociópatas prácticamente no tienen amigos verdaderos. Pueden tener lacayos o personas que se encuentran a su alrededor para tratar de vivir a su costa, no posee conexiones significativas con las personas. Esto también ocurre con sus familiares. Suelen negar el contacto con los miembros de su familia. Esto puede ser debido a diversas causas, muchos han tenido una infancia difícil. En general hay una falta de conexión con el pasado.

 

No aprende de las experiencias

A pesar de lo inteligentes que son, es habitual que un sociópata no sepa encauzar su vida debidamente. A pesar de los castigos por sus malas acciones, el sociópata con frecuencia seguirá con el mismo comportamiento, sabiendo que si son cogidos se les castigará de nuevo. El ejemplo clásico es el violador que sale de la cárcel y viola de nuevo. Probablemente ningún castigo logre cambiar las costumbres de un sociópata.

 

Le gusta controlar

Los sociópatas cuando conocen a alguien suelen actuar con rapidez para estrechar lazos. Esto lo hacen para no dar la oportunidad a la otra persona de dar marcha atrás o de cambiar de opinión. Cuando tienen una relación romántica, el sociópata actúa con mucha intensidad, haciendo sentir al otro que verdaderamente es su alma gemela. Esto lo logra gracias a sus grandes dotes para “leer “a las personas y manipularlas, pudiendo decir exactamente lo que quieren oír. Querrá tener al otro para él solo/a en lugar de “compartirlo” con el mundo. Es una persona que tratará rápidamente de impedir que su pareja vea a sus amigos, ya que se sentirá amenazado por ellos. Inventará excusas y puede decir cosas como: “En realidad ellos no te comprenden como yo” o “No me dieron una oportunidad”, tratando de hacer pensar a la pareja que los demás no la aprecian lo suficiente y que por eso debería pasar más tiempo con él o ella.

 

 

Te puede interesar: Diferencias entre un psicópata y un sociópata

 

 

Pasos para protegerte de un sociópata

Estar en guardia

Ahora ya sabes lo que se puede y no se puede esperar del sociópata, si ves signos preocupantes en alguien que conoces, no seas su amigo.

Aléjate

Lo mejor es evitar a estas personas lo más que puedas. Si trabaja contigo o está dentro de tu círculo de amigos, es posible que no puedas evitarla completamente, pero trata de mantener tanta distancia como sea posible. Recuerda que un sociópata puede ser capaz de detectar tu distanciamiento y, como resultado, podría querer atraer aún más tu atención, de modo que mantente firme y decidido a pasar el menor tiempo posible con esa persona.

No le expliques nada de ti

Cuando trates con un sociópata, sé tan aburrido como sea posible, no les alegres el día. Los sociópatas se aburren con facilidad. Esto incluye no darles entretenimiento emocional. Mantén la calma cuando hables con uno de ellos y no te emociones o discutas. Si es necesario, simula que no tienes nada que el sociópata pueda querer: dinero, posesiones, etc. no le proporciones motivos para desear manipularte.

Imagina un límite entre ti mismo y el sociópata

Forma una imagen de esto en tu mente. Construye un muro que puedas ver en tu imaginación y que te protege. Todo lo que el sociópata diga o haga de forma hiriente, haz que rebote fuera de esta pared imaginaria.

No le excuses

No hay excusa para su comportamiento, así que no lo defiendas, en su lugar, hazlo responsable por sus acciones. Recuerda que es muy inteligente y que en cualquier momento tratará de aprovecharse de ti.

Orienta Galicia, 19 de octubre de 2018 https://orientagalicia.blogspot.com/2018/10/sociopatia-un-trastorno-de-la.html