Stalker: modus operandi

2015

COIJzTAT

captura de pantalla 2019-01-17 a las 18.32.49
captura de pantalla 2019-01-17 a las 18.30.18

T1vc50tDHhJOoJibuj0WKT5MGBT6T7T8

Una cuenta más de la misma ralea. “amigo” de @elcorco @corcobadomiguel, o eso dijo. Desactivada el mismo día de noviembre 2018 que:

5rhOkkLc

De una profunda miseria moral es quien dirige un acoso, escribe que para “disculparse” es una de esas acciones a través de @neleb232, contradice lo anterior afirmando que la ristra de cuentas (@sufragio458, @alvarez97825244, @sandokansandoki, ¿…?, @reservadeaire, @kalmaenmi, etc.) que interactuaron en donde indicó no se crearon ni para acosar ni para hacer daño (¿para qué, entonces? ¿para qué señaló? o ¿para “conocer” a una persona? son preguntas retóricas formuladas con perplejidad e indignación como ¿sería capaz de “mirar a la cara” diciendo lo mismo que ha escrito?), nunca pide disculpas por barbaridades previas*, niega tener cuentas con alias y sin embargo conoce, o eso dice, de las intenciones de esas cuentas. Lo que para estas personas, como buenas acosadoras, son tonterías, “gilipolleces” o “bromas de mal gusto”, pone en peligro la integridad física y moral de la persona a quien las dirigen. Sus asaltos por Mensajes de Twitter, Messenger de Facebook o Whatsapp, además a cualquier hora y coincidiendo con momentos como el de arrancar el coche (experiencia ya conocida) o la madrugada con el teléfono operativo  y lo que esto pueda suponer, los realizan sin conocer ni a la persona o a las personas ni su estado al otro lado.

 

De experiencias personales se puede salir reforzada y, en este caso, más implicada en la lucha contra el acoso, compromiso que ya existía pero desde dentro se comprende e intenta ayudar de otra manera. Inimaginables eran un aprendizaje de este tipo, la capacidad para lo peor en una persona y que lo continuase dirigiendo un acoso virtual justificado por falta de argumentos con una frase hecha (“donde las dan las toman”, es decir, te lo mereces), y las secuelas. Por estadística y azar este tipo de individuos se cruzan en las vidas y a la orden del día está que jamás asumen el daño que generan, impiden la reparación y sin embargo, en una más de sus contradicciones, piden que se pase página —qué más quisieran cuando además en las redes sociales siempre regresan adonde acosaron con lo que continúan confirmando lo que son—.  Las personas que importan son las víctimas, por las que no sólo nunca se pasará página, sino que se continuará escribiendo.

 

*Existe constancia escrita por el propio autor.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s